lunes, 16 de junio de 2008

Apostillas

Mi destino es un río que se desborda en el puño violento que se cierra.

Élida Metetieri

1 comentario:

Paula Mariposa dijo...

¡Qué maravillosa metáfora!